La comida puede ser uno de los placeres simples de la vida. Cuando vives con diabetes, decidir qué comer puede ser complicado. Los alimentos que contienen muchos carbohidratos pueden aumentar tus niveles de azúcar en sangre.

Los carbohidratos se encuentran en muchos tipos diferentes de alimento, incluyendo postres, granos, fruta, leche, verduras y pan. Renunciar a los carbohidratos por completo no es realista, saludable o incluso necesario. Lo que importa es que estés consciente de tu consumo de carbohidratos y de tomar decisiones nutritivas de alimentación.

Los panes a menudo pueden ser altos en carbohidratos. Algunos están excesivamente procesados, con alto contenido de azúcar y llenos de calorías vacías.

Las opciones más saludables pueden ser parte de un plan de alimentación satisfactorio. Si estás tratando de determinar qué tipo de pan funciona mejor para el control de la diabetes, esta información puede ayudarte.

Al decidir qué panes comprar y cuáles evitar, asegúrate de leer la información nutricional cuidadosamente.

La Asociación de Diabetes de Estados Unidos (ADA, por sus siglas en inglés) recomienda elegir pan integral o pan de cereales integrales al 100 por ciento en lugar de pan blanco. El pan blanco está hecho de harina blanca altamente procesada y azúcar agregado.

Aquí hay algunos panes deliciosos y saludables que puedes probar:

  • Pan de linaza, pan de salvado de avena y pan de pita de trigo. No puedes disfrutar de una auténtica comida estilo mediterráneo sin pan de pita. Esta versión baja en carbohidratos tiene 8 gramos de carbohidratos y 4 gramos de fibra por pan de pita.
  • Pan de 7 granos germinados de Food for Life. Alto en proteína y fibra, este pan sin harina tiene 15 gramos de carbohidratos y 3 gramos de fibra por rodaja. Sabroso y completo, es perfecto para el desayuno, especialmente si se tuesta y se sirve con huevos escalfados y frutos rojos. Otros panes y productos de Food for Life también son buenas opciones.
  • Pan multicereal de trigo germinado de Alvarado St. Bakery. Este pan denso y rico obtiene su leve dulzura de la melaza y la miel. Tiene un sabor gratificante y contiene muchísima nutrición. Cada rodaja tiene 15 gramos de carbohidratos, 5 gramos de proteína y 2 gramos de fibra.

Los panes caseros, disponibles en los mercados de agricultores, y hechos en las panaderías locales pueden ser más altos en fibra y más bajos en azúcar. Es probable que estén menos procesados que los que se encuentran en los estantes de los supermercados.

Los alimentos procesados generalmente se digieren y absorben más rápido. Esto puede aumentar los niveles de azúcar en sangre.

Con opciones como estas, podrías considerar más fácil de lo que piensas limitar o quitar panes menos saludables de tu plan alimenticio. Considera la posibilidad de eliminar opciones de alto contenido en carbohidratos como:

  • Pan de dátiles y mezcla de panecillos de Pillsbury. Con 28 gramos de carbohidratos y 14 gramos de azúcar por rodaja, puedes reservarlos para ocasiones especiales o solo cuando tengas compa?ía.
  • Croissant de mantequilla de Starbucks. Probablemente sea mejor desayunar en casa que pasar a comprar este croissant para el desayuno con tu café de la ma?ana. Cada uno contiene 32 gramos de carbohidratos, menos de 1 gramo de fibra y 11 gramos de grasa saturada.

Cuando tienes diabetes, tu cuerpo no produce ni usa suficiente insulina para procesar bien los alimentos. Sin suficiente insulina, tus niveles de azúcar en sangre pueden aumentar.

También puedes tener niveles altos de colesterol y triglicéridos. Esto significa que es importante controlar el consumo de grasas y azúcar.

La diabetes tipo 1 requiere inyecciones de insulina diariamente y seguir un tipo específico de plan de alimentación. Este plan está orientado a mantener bajos los niveles de azúcar en sangre.

Si tienes diabetes tipo 2, a menudo sigues un régimen de alimentación y ejercicio dirigido a reducir el azúcar en sangre. Si la dieta y el ejercicio no son suficientes para controlar el azúcar en sangre, las inyecciones de insulina o los medicamentos orales pueden ser parte de un régimen diario.

Se recomienda crear un plan de alimentación, tomar decisiones nutricionales inteligentes y controlar el consumo de carbohidratos con ambos tipos de diabetes.

Crear un plan de alimentación puede ayudar a controlar tu nivel de azúcar en sangre y proporcionar una nutrición satisfactoria. No existe un plan general. Puede ayudar que pruebes diferentes planes para ver cuál funciona mejor. Tu médico o nutricionista también puede ayudarte a guiar tus elecciones y hacer recomendaciones.

A continuación, encontrarás algunos planes de alimentación que debes considerar. Cada plan hace énfasis en las opciones de digestión lenta y alta en fibra para minimizar los cambios repentinos en el azúcar en sangre.

Conteo de carbohidratos

El método de conteo de carbohidratos funciona al establecer un número máximo de carbohidratos que puedes comer en cada comida. No hay un solo número para todos. El consumo de carbohidratos para cada persona debe variar en función del nivel de ejercicio, estado de salud actual y medicamentos que esté tomando.

Este plan de alimentación, como todos los demás, requiere controlar las porciones. También necesitas aprender qué tipos de carbohidratos comer y cuánto.

Existen tres tipos de carbohidratos:

  • Los carbohidratos complejos, o almidones, pueden ser saludables y completos cuando se consumen en cantidades apropiadas.
  • El azúcar no es beneficioso porque aumenta el azúcar en sangre y agrega calorías vacías a las comidas.
  • La fibra ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre. El Centro para la Diabetes Joslin recomienda comer entre 20 y 35 gramos de fibra todos los días.

El método del plato

El método del plato no requiere conteo de carbohidratos.

En lugar de eso, la mitad de tu plato debe incluir verduras sin almidón, como brócoli, pimientos verdes o col rizada. Una cuarta parte de tu plato debe contener granos y alimentos con almidón, como frijoles o pan. El cuarto restante debe llenarse de alimentos ricos en proteínas.

Dependiendo de tu plan general de alimentación, puedes agregar una porción de fruta todos los días. Una bebida baja en calorías como el té sin azúcar o el agua debe completar tu comida.

Listas de intercambio

Las listas de intercambio agrupan alimentos similares para que puedan sustituirse fácilmente entre sí. Cada alimento de la lista tiene el mismo valor nutritivo.

Los panes están en la lista de almidón. Cada artículo en esta lista tiene aproximadamente 15 gramos de carbohidratos, 3 gramos de proteína, una peque?a cantidad de grasa y 80 calorías. Una rebanada de pan representa un intercambio.

Cuando tienes diabetes, comer sano requiere aprender acerca de las opciones de alimentación saludable. Esta información te ayudará a determinar qué opciones de alimentación funcionan mejor para controlar tu azúcar en sangre.

Cuando se trata de elegir el pan, leer las etiquetas y comprender la información nutricional puede ponerte en el camino correcto.

Busca pan que tenga la menor cantidad de azúcar, que no tenga azúcares a?adidos y que tenga alto contenido de fibra, al menos 3 gramos por porción. Una buena regla general es buscar una lista corta de ingredientes. Además, recuerda que los diferentes panes afectan a las personas de manera distinta.

Considera revisar tu nivel de azúcar en sangre antes y después de comer pan varias veces para comprender cómo responde tu cuerpo.

Puedes darte cuenta que el pan puede tener que considerarse más como un premio que una parte diaria de tu dieta según tu respuesta a la glucosa.

Considera la posibilidad de crear un plan de alimentación y habla con tu médico sobre otras prácticas recomendadas para ti.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al espa?ol por HolaDoctor.

Edición en espa?ol el 20 de abril de 2022.

Versión original actualizada el 14 de diciembre de 2021.

?ltima revisión médica realizada el 23 de mayo de 2019.