Me diagnosticaron diabetes tipo 2 hace unos 17 a?os, cuando tenía 29 a?os.

Una de las primeras acciones que tomé después de mi diagnóstico fue educarme sobre la diabetes. Las clases eran básicamente una orientación a la dieta: qué alimentos disfrutar (verduras y proteínas) y qué alimentos evitar (todo lo demás).

Había estado haciendo dietas desde que era adolescente y no desconocía la práctica de restricción alimentaria. Un diagnóstico de diabetes se sentía bastante cruel después de que ya había dejado de consumir tantos carbohidratos y asistido a tantas reuniones de Weight Watchers.

Aun así, tomé este curso de repaso sobre comer como refuerzo del mensaje; lo que estaba comiendo hizo que me enfermara, y no comer esta lista variada de alimentos me haría bien.

Durante 15 a?os, pasé por ciclos de programas de educación para la diabetes y dietas varias, sin mejorar realmente mi control del azúcar en sangre de una manera duradera.

Así que el a?o pasado, después de décadas de haber sido defraudada por las dietas, probé algo diferente. Me he registrado para trabajar con una nutricionista antidieta que me ayudó a aprovechar mi obsesión por las dietas y empezar a comer de forma intuitiva, sin restricciones.

Escuché por primera vez sobre Lauren Newman, nutricionista registrada y especialista certificada en educación y cuidado de la diabetes, en el podcast de otra nutricionista antidieta (y del autor de “Anti-Diet: Reclaim Your Time, Money, Well-Being, and Happiness Through Intuitive Eating”), Christy Harrison.

Nunca hubiera imaginado que había profesionales de salud que comprendieran ambos: vivir con diabetes y comer de forma intuitiva. Hasta ese momento, pensé que esos dos aspectos de mi vida eran totalmente incompatibles.

Después de pasar a?os inmersa en las normas alimenticias y con mucha vergüenza, mi mente comenzó a cambiar. Estas son algunas de las grandes lecciones que aprendí de casi un a?o de trabajo con Lauren, tanto de manera individual como en grupos.

Si estás acostumbrado a moralizar las opciones de comida, la sugerencia de comer cuando tienes hambre podría desencadenar ansiedad. A menudo, tenía una catarata de pensamientos como, ?realmente tengo hambre? ?Qué puedo comer? ?Qué pasa si me equivoco? ?Siempre me equivoco!

Antes de explorar la alimentación intuitiva, parecía que todo estaba encaminado a la decisión de cuándo y qué comer. Hubo períodos en los que controlé mi azúcar en sangre con mucho cuidado y juré no comer hasta que cayera por debajo de cierto nivel.

Advertencia: Las cosas nunca sucedieron según lo planeado.

Resulta que necesitaba a alguien de apoyo para canalizar los conocimientos básicos sobre luchar y cuidar mi cuerpo, que se reducía a comer cuando tuviera hambre.

Hay muchas dietas que afirman curar la diabetes, pero ninguna de ellas lo hace.

Las personas pueden mantener temporalmente el control del azúcar en sangre restringiendo su dieta de alguna manera, pero si vuelven a comer “normalmente”, sus cuerpos volverán de inmediato a usar insulina y glucosa “补苍辞谤尘补濒尘别苍迟别”.

Dicho esto, todos parecen conocer a alguien que curó su diabetes con una dieta, y qué bien por esas personas. No soy una de ellas.

Con toda una vida haciendo dieta, tengo pruebas de que no:

  • prevendrán la diabetes
  • curarán la diabetes
  • me harán una persona más feliz y saludable

Sin embargo, una cosa que sí hacen las dietas es desencadenar otro ciclo de restricción y atracones, que coincide con un ciclo de vergüenza y ansias. Ser mi propio testigo de la ineficacia de la alimentación restringida me llevó a eliminar la dieta de mi kit para controlar la diabetes.

?Adivina qué? Todavía quedan muchas herramientas.

Hasta el a?o pasado, pensé que lo que comía era responsable de alrededor del 90 por ciento de los cambios en mi azúcar en sangre. Responsabilicé al ejercicio, los medicamentos y a varios factores por el 10 por ciento restante.

Debido a que se ha hecho tanto énfasis en los alimentos, pensé que era todo lo que importaba para controlar mi diabetes.

Entonces, Lauren compartió este sorprendente recurso conmigo que propuso que hay 42 factores que pueden afectar el azúcar en sangre. Cada vez que respondía a una lectura alta de glucosa con “?qué comí?”, estaba rechazando considerar literalmente docenas de otros factores.

La lista, que incluye el 别蝉迟谤é蝉, las hormonas y el clima (?!?), me permitió liberar reglas rígidas de alimentos (para mi salud mental) y descubrir qué otros factores podría modificar para apoyar la curación.

La diabetes puede ser una enfermedad progresiva. Al menos para mí, comenzó con la pena y el shock del diagnóstico y se extendió como una cu?a que separó la experiencia de mi cuerpo de la de mi mente.

Me culpé por no trabajar lo suficiente para prevenir la diabetes. Pensé que mi cuerpo estaba roto, y mis decisiones habían sido malas; sentí que no podía confiar en mí misma.

Eso significaba que no sabía lo que era sentir hambre o estar satisfecha, sentirme bien o mal, porque esos sentimientos no eran parte integrada al manejo de la diabetes.

Trabajar con Lauren me ayudó lenta y conscientemente a modificar mi propio camino y comenzar a retomar mi cuerpo, notar sensaciones físicas y conectarlas para tomar decisiones informadas sobre cómo cuidarme.

Finalmente podría dejar de ver a mi médico como el policía de la diabetes y darme cuenta que estaba a cargo del equipo que me ayudaría a estar bien.

Mi médico no sabía mucho sobre mí más allá de los resultados de laboratorio, así que, a sugerencia de Lauren, le escribí una carta explicando cómo había sido mi experiencia de 15 a?os con diabetes. Compartí detalles de todos los tratamientos que había probado, las dietas interminables, y el ciclo de agotamiento que significa vivir con enfermedades crónicas.

Lauren también habló con mi médico en mi nombre, explicando por qué la restricción no era una opción saludable para mí. La dinámica cambió, poniéndome en el centro de mi propio cuidado.

Después de eso, mi médico y yo aprendimos a trabajar como un equipo. Mi médico de cabecera, el terapeuta y mi familia desempe?aron papeles de apoyo.

Resulta que el control de la diabetes y la alimentación intuitiva no solo son compatibles, ya que su uso conjunto ha transformado mi sensación de vivir con diabetes tipo 2. Durante mi a?o de conexión con Lauren y otras personas que viven con diabetes, la esperanza floreció.

El poeta Yahia Lababidi escribió: “La esperanza es más paciente que la desesperación y por lo tanto perdura”.

Dejé la desesperación de que nunca podría ser lo suficientemente buena haciendo una dieta para salvarme de la diabetes y acepté la esperanza de que peque?os cambios en mi mentalidad continuarán impulsándome para vivir bien con la diabetes.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al espa?ol por HolaDoctor.

Edición en espa?ol el 17 de mayo de 2022.

Versión original escrita el 28 de septiembre de 2021.

?ltima revisión médica realizada el 28 de septiembre de 2021.